jueves, 9 de abril de 2009

Jardín: tunas - cactus - jardín ecológico - fotos de tunas o cactus.


Cuidados básicos para los cactus:








Las cactus se caracterizan por sobrevivir en condiciones de extrema sequía, gracias a su capacidad de acumular agua en sus tallos, hojas o raíces. Además, los cactus tienen como rasgo distintivo las púas que suelen recubrirlos. Aunque tienen su origen en América, se han extendido por todo el mundo, y cobran cada vez más importancia como planta de interior, tanto sin flores como con ellas, en los más variados tamaños, formas y colores.
Amantes de la luz y el calor, no requieren excesivas atenciones, aunque para mantenerlos en buenas condiciones durante mucho tiempo hemos de proporcionarles unos cuidados básicos y prestar atención.

La siembra del cactus:

La siembra de un cactus es una actividad que requiere paciencia puesto que para que una semilla se convierta en una planta adulta tienen que transcurrir unos seis meses.
El éxito de esta tarea depende de varios factores: la semilla, la tierra y los cuidados que se le brinden a la planta. Es posible que en el primer intento sólo sobrevivan dos o tres ejemplares.



Cómo sembrar:
Para evitar el ataque de hongos es aconsejable utilizar recipientes no demasiado grandes. Las macetas de plástico de 7 centímetros de diámetro son las más adecuadas.
En primer lugar, se rellena la maceta con la mezcla hasta una altura de 4 ó 5 centímetros que se debe compactar hasta dejar la superficie lisa. Después, se esparce una pequeña cantidad de semillas uniformemente. No es conveniente ocupar los bordes del semillero, porque en ellos las plántulas tienen muchas dificultades para sobrevivir. Posteriormente, se pulveriza con agua y se cubre la tierra con una pequeña capa de arena de silicio. Es recomendable cubrir con un plástico transparente para conservar la humedad. No hay que olvidar hacer una pequeña perforación en la base del semillero para favorecer el drenaje. Entre riego y riego hay que dejar que la tierra se seque. Para tener resultados inmejorables, se debe regar cada dos días durante los cuatro primeros días de la semana y dejar los tres siguientes sin regar.
Cuando hayan crecido las plántulas, se podrán abonar cada quince o veinte días con el fin de acelerar su crecimiento. Al año ya se pueden transplantar a macetas independientes.
Nuevas plantas:

El momento más favorable para el esqueje es aquel en que la vegetación comienza a manifestarse, para ser claros, hablamos de abril- mayo. Un esqueje está constituido de dos formas: o se trata de un joven brote o puede ser una rama. En ambos casos, deben haber sido separados mediante un corte neto, luego plantar en una tierra muy porosa.



La Tierra:
Existen muchas mezclas de tierra posibles. Su uso depende de la zona geográfica, el clima y la disponibilidad de los materiales necesarios. La más usual está compuesta de: 1/3 de Turba rubia, 1/3 de Turba negra, 1/3 de arena de río muy lavada de un grosor superior a 0,5 mm e inferior a 2 milímetros.
Es recomendable esterilizar la arena con agua hirviendo, con el fin de evitar futuros ataques de hongos.
Los tres tipos de tierra se mezclan y después se depositan sobre una malla de 2 ó 3 mm. También se puede añadir un poco de carbón en polvo para evitar la proliferación de parásitos.
Riego:

Es importante tener en cuenta que las cactáceas soportan mucho mejor la falta de agua que el exceso de ésta. Una humedad demasiado alta hará morir la planta rápidamente. En cambio, su carencia puede resolverse, ya que percibiremos los síntomas poco a poco: un terreno demasiado seco, o que el cactus adquiera un tono amarillento.


Cuidados:
Los cactus no están libres de padecer enfermedades y plagas. La mejor forma de combatirlas es la prevención. Para evitar los hongos, se fumigará un par de veces al año; si los hongos ya han actuado, debido a una humedad excesiva, lo percibiremos en su aspecto, ya que estará recubierto con una pelusa blanca. Para remediarlo, lo retiraremos de su ubicación actual y la colocaremos en un lugar aireado, además de añadir un producto específico.
Las cochinillas también perjudican a nuestra suculenta; lo sabremos cuando aparezcan bultos parduscos; un remedio casero es, tras rasparlos, aplicar una solución preparada con un litro de agua y jabón blando y alcohol de quemar diluidos. Los pulgones y la araña roja también son enemigos de los cactus. Para eliminarlos, utilizaremos jabón líquido con agua en el primer caso y un producto específico en el segundo.





Pasos para crear un jardín ecológico.a>

Cada vez son más escasas las reservas de agua y diseñar un jardín con pocas necesidades de riego es ecológico además de ser económico.
Las plantas necesitan tierra bien suelta para desarrollar en buena forma sus raíces.


Enriquecer bien el suelo. Es la clave de la jardinería orgánica. Debemos agregarle los productos naturales que las plantas necesitan para su crecimiento, para ello hay que preparar el abono compuesto o compost. Será fundamental para el mantenimiento de nuestro jardín en el futuro.

Abono natural: olvidarnos de los productos químicos.
Los restos eliminados por las plantas, junto con todos los residuos vegetales de cocina y jardín, reciclados para producir compost, constituyen el mejor alimento para el suelo. Además, es una buena manera de producir menos basura maloliente, reducir las necesidades de fertilizantes y agua de riego y ayudarnos a cuidar nuestros recursos naturales.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...